Los vestidos de Beatrice.

Siempre he sido muy fan de la familia real de Mónaco, por todo ese glamour que los envuelve y contrasta con una cadena inacabable de escándalos desde que falleciera Grace Kelly. Una hija que quería ser cantante casada con un acróbata, divorcios, hijos fuera del matrimonio (y reconocidos), fiestas que dan carnaza a la prensa, una novia a punto de huir la noche anterior a su boda,etc. Lo de esta familia es un no parar, qué sería del papel couché sin ellos.

Me llaman la atención, especialmente, los hijos de Carolina, quién no se ha fijado en el estilazo que gasta Carlota de Mónaco, ha desbancado a su señora madre,quien por mucho Chanel que se ponga y aunque sigue brillando ya no está a la altura de su hija.  Y un buen día los flashes ya no eran solo para Carlota, apareció es escena Beatrice. Me encanta. Una aristrócata italiana con una familia sobre la que se puede contar tanto como de la monegasca. La ya esposa de Pierre Casiraghi, es una mujer sin pelos en la lengua, periodista de profesión , de las que no tiene pelos en la lengua, no duda en meterse en charcos si con eso va a defender lo que cree justo. Pero, no nos engañemos, esto no es lo que hace que sea el foco de las cámaras sino su estilo. Lo llaman clase y ella lo tiene.

Como agua de mayo esperamos las imágenes de su enlace con Pierre, que como ya sabéis se ha dividido en dos fines de semana, un día para la ceremonia civil y otro para la religiosa. En total Beatrice ha usado siete vestidos para los fastos. Sí, siete.

Para la ceremonia civil en Mónaco eligió uno diseño de alta costura de Valentino en rosa, para muchas la veda está abierta para casarse de otro color que no sea el blanco, yo digo que está abierta desde hace mucho, por ejemplo, mi amiga Eva se casó de rojo en 2012, ya ha llovido.

casarse_con_un_valentino_1133_620x

beatrice-borromeo-pierre-casiraghi-wedding 05

Para la cena previa a la boda religiosa, optó por un vestido de manga larga de estilo boho chic de Alberta Ferretti. Para completar su look, adornó su cabello suelto con flores, como si fuera una ninfa.

beatrice-borromeo-pierre-casiraghi-wedding 02

El gran día se cumplieron las expectativas y llevó una creación de su diseñador de Armani Privé. Para la ceremonia, un vestido en color marfil en encaje de Chantilly , con media manga, muy sencillo. El pelo recogido y con un velo de tul de seda.

beatrice-borromeo-pierre-casiraghi-wedding 03

Para la recepción pasó de la sencillez a la espectacularidad. Un vestido de seda y tul plisado en corte griego de cuyos hombros salían telas a modo de capas, con un broche en cada uno.

beatrice-borromeo-pierre-casiraghi-wedding